“Vive como quieras” + “Vivir para gozar”

Ya advertí hace unos días que tenía ganas de hablar de “Vive como quieras”, uno de los antecedentes más claros que le veo a “Arrested development”. Y a eso voy: la revisión reciente de esta película de Frank Capra y de “Vivir para gozar” de George Cukor (porque una dieta cinematográfica exclusivamente basada en la actualidad no puede ser sana) me hizo pensar lo muy contemporáneo que es el discurso de estas dos comedias, ambas de 1938 y ambas de Columbia. Así que, mira tú por donde, sí que sigo hablando de actualidad, aunque sea de manera esquinada.

“Vive como quieras” es una feel-good movie lunática muy para épocas de crisis. En los tiempos de la Gran Depresión yanki, su mensaje fue incluso interpretado como una apología del anarquismo. Pelín exagerado, vale. Pero si es cierto que, aún con décadas de distancia, hoy se puede contemplar como una vindicación de cierto libre albedrío individual, de la extravagancia (que no, que no es una tara) y de la resistencia a comulgar con las ruedas de molino del sistema. También como un cuestionamiento del modelo triunfador-perdedor impuesto por el capitalismo. Como todo Capra, el mensaje de fondo no deja de ser “sé feliz!”, pero en esta ocasión tiene más miga, porque añade la coletilla “pero no hace falta que sea según las convenciones”. Vamos, que es un cuento sobre no creerse cuentos.

“Vivir para gozar” está más engastada dentro del marco de la comedia romántica clásica. Pero, ojo, comedia romántica de los 30’s, ésa que Lubitsch o Leisen (o Sturges o Wilder, como guionistas) elevaban una y otra vez hasta la excelencia. Y también es una película en la que Cukor se pone de parte de los que rechazan la farsa de la vida plácida y sin complicaciones. ¿Ascender socialmente? ¿Triunfar en los negocios? ¿Casarse bien? ¿Caer en gracia a tu familia política? ¿Para qué? ¿Acaso funciona ese modelo? De nuevo, es preferible la libertad individual, incluso cierta obstinación inmadura (¡esa habitación de juegos!), que no seguir a rajatabla la formalidad de las normas de buen comportamiento. Una oda a salirse del tiesto. Porque no, los ricos no tienen razón: hay otras maneras de vivir posibles e, incluso, preferibles.

Así que mi pregunta final es: en estos tiempos de rigores económicos ¿caben en Hollywood comedias mainstream con pellizco social como éstas?

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Hermanados/as y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s