“Moone boy”

En mi repaso a las mejores series del 2012 había, lo sé, alguna ausencia notable, por la simple razón de que no se puede estar a todo. Por suerte, siempre hay alguien que te sopla ese título que voló por debajo del radar. Y aquí estamos, meses después, reparando olvidos gracias a la certera recomendación, en este caso, de Lorenzo Mejino (muy fino y rastreable su blog para el Diario Vasco “Series gourmets”): “¿Has visto “Moone Boy”, la sitcom irlandesa de Chris O’Dowd?. Es una verdadera delicia. 6 capitulos de media hora brillantes, tipo “”Wilfred” pero bien hecho y con gracia”, me tuiteó. Y no, el viernes pasado no la había visto; pero, después de este fin de semana, ya sí. Así que ahora ya lo puedo decir: es una comedia excelente, de las mejores del año pasado y, sí, Lorenzo tiene toda la razón del mundo.

Producida por Baby Cow productions (gran garantía: “The Mighty Boosh”, “The Shadow line”, “Nighty night”, “Saxondale”, “Gavin & Stacey”, “I am not an animal”, “The Trip”, las series de Alan Partridge… ¡todo grano!), “Moone boy” es una sitcom para Sky 1 que The Guardian ya se apresuró en señalar como la mejor comedia irlandesa desde la mítica “Father Ted”. Yo aún iría más allá: es la mejor comedia sobre la frontera entre la niñez y la pubertad desde la no menos mítica “Malcolm in the middle”. Escrita a cuatro manos entre Nick Vincent Murphy y Chris O’Dowd (el Roy de “The IT crowd”, que además también tiene un importante papel en pantalla), esta ficción situada en un pequeño pueblo de Irlanda a finales de los 80 es bastante virguería, sin que a primera vista lo parezca. En menos de media hora, la serie combina tramas más o menos costumbristas (muy Ealing todo) con fugas de estilo exquisitas: aquí un detallito de animación, aquí un juego de espejos con sucesos históricos de la época, aquí una canción bien puesta, aquí unos cameos gentileza de Baby Cow (Steve Coogan o Johnny Vegas)… Todo este conjunto, además, está salteado por las apariciones de un personaje imaginario, el amigo que se inventa el protagonista principal para mantener sus diálogos interiores, al más puro estilo “Calvin & Hobbes” (pero sin tigres).

Ahora tengo la impresión de que, en un intento poco disimulado por conseguir que todos los que leéis esto también os animéis a ver esta serie, quizá me he pasado dibujando el mapa de referencias de “Moone boy”. Y la verdad es que no las necesita. Una comedia con esos chistes tan buenos, ese tono entre la nostalgia y la desmitificación de esa misma nostalgia, ese tramado tan preciso y ese timing tan bien medido funciona independientemente de sus deudas o correspondencias. Encandila por sí sola. Yo, al menos, ya llevo dos días enganchado a esta canción The Sultans of Ping FC que utilizan como sintonía:

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s