“Arrested development”

Era una serie muy buena. De hecho, era buenísima. Qué coño, “Arrested Development” era una obra maestra, dejémonos ya de melindres. Esta ficción de Mitchell Hurwitz equilibraba el puntillismo modernete de un Wes Anderson con la locura clásica de la mejor screwball comedy (era muy Preston Sturges y muy “Vive como quieras” de Frank Capra, de la que, precisamente, quiero escribir algo en breve). Es decir: ricos tarados y agilipollados pasando apuros a ritmo de taquicardia. Tanto el espectador de sitcom convencional como el indie busca-rarezas podían enamorarse de “Arrested development”. Pero… no lo hicieron. O, si lo hicieron, el romance duro sólo tres años, del 2003 al 2006. Así que después de tres temporadas, la Fox la canceló (imagino que tampoco debía de ser una sitcom barata…). Arrested development literal, pues.

Sin embargo, la cotización de la serie no ha dejado de subir tras su desaparición (aunque algunos visionarios como Roger Salvans, en su día, ya defendían que era la mejor de la década: “¡Qué Soprano, ni que Soprano!”). El recuerdo de “Arrested development” se ha magnificado hasta una tasación que desborda los márgenes de la categoría “de culto”. De hecho, en 2011 la web IGN la escogió la telecomedia más divertida de todos los tiempos y, este mismo año, otra web, Complex, la encumbró como la mejor sitcom de la historia. No digo que no sea exagerado, pero también es representativo de esta valoración post-mortem al alza. Perdón, ¿he dicho post-mortem? Quería decir, pre-resurrection. Porque ahora es cuando vienen las buenas noticias: Netflix ha anunciado que el 26 de mayo estrenan… ¡la cuarta temporada de “AD”! Tras años de rumorología sobre una posible compra de Showtime o sobre una adaptación para el cine, ahora resulta que esta plataforma de contenidos audiovisuales on-demand se saca de la chistera 15 nuevos episodios. Este 2013, pues, al menos televisivamente, ya es un buen año.

Aún sin saber cómo será esta nueva temporada 7 años después de la anterior, como simplemente se limiten a reproducir la factura de las tres primeras ya es para estar dando saltos de alegría. En un continuum disparatado de 20 minutos, cada episodio de “Arrested development” era un juego de malabares entre grabaciones cámara en mano con rollito verité, flashbacks con falso material de archivo, soluciones de montaje imposibles y una voz en off que funcionaba como pegamento para todo lo anterior (y que es lo mejor que ha hecho Ron Howard en toda, todísima su carrera). Pero, qué injusto sería no destacar a ningún actor-personaje: ésta era una comedia extravagante ideal para que se lucieran grandes cómicos como Jeffrey Tambor (el inolvidable Hank Kingsley de “The Larry sanders show”), David Cross (imposible no mearse cada vez que sale Tobias Fünke) o Will Arnett, el mejor-peor mago que he visto en mi vida. Aunque, bueno, ¿para qué elegir?, si me encantaría hacer el ridículo marcándome un chicken dance con cualquier miembro de la familia Bluth.


Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Arrested development”

  1. Los amigos de Netflix no paran de soltar pasta para convertirse en un HBO a la Spotify. Lo que llevo anhos haciendo ilegalmente, lo hice con House of Cards pagando por la mercancía🙂 A ver si les sale bien con AD!

  2. Después de casi tres meses sin soltar prenda, te has puesto las pilas con estos posts que tenías en la recámara. Se te echaba de menos.

  3. Pingback: “Vive como quieras” + “Vivir para gozar” | Las cosas que me importan (y las que no)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s