La Polla Records

Ya sea porque en Sitges me vi metido en una charla vermutera en la que salieron a colación, ya sea porque nosequién colgó una canción suya en facebook destacando la vergonzosa vigencia de su letra (“Delincuencia”, concretamente), he vuelto a escuchar La Polla Records. Mira, me ha dado por ahí. Me he puesto los dos primeros discos sólo, “Salve” y “Revolución”, que son a los que hice caso en su día… y los únicos que tengo. A partir de “No somos nada”, me desenganché (tengo amigos con criterio, por eso, que me defienden “Los jubilados” o el negro).

No me voy a poner ahora a rememorar batallitas de adolescencia punk, ni hablar de la mitología generacional de estos dos álbumes, ni a analizar en perspectiva si existió o no existió, era bueno o no lo era, aquella cosa del RRV (aunque también me he escuchado últimamente el “Antitodo” e “Inadaptados”: repito, me ha dado por ahí). Pero sí voy a atribuir o desatribuir algunos méritos a estos dos discos cuya escucha 25 años después me ha dado pie a pensar seguramente más de la cuenta.

“Salve” y “Revolución”, de entrada, están grabados con el culo. Y ahí no cuela que en un disco punk vale todo y que hay cosas que están “muy bien mal tocadas” o “muy bien mal grabadas”. Las guitarras no se oyen y la batería parece de juguete. No hay pegada. ¿No? Bueno, sí. La del soniquete impertinente de Evaristo (escuela Johnny Rotten-Jello Biafra). La voz y el fraseo aún tienen mucho rollo, incluso cuando se pasa de caricaturesco (rozando Toy Dolls). Hay un carismilla ahí. Por otro lado, al menos en estos dos discos, hay una preocupación por que cada canción sea diferente de la siguiente y todas tengan su singularidad, su gracieta y su aquel. Pero, lástima, a veces eso pasa por entrar en parodias populacheras, ejercicios de estilo a cuenta de otras músicas no punk bastante chapuceros, cánticos hooliganescos y hasta diría que neo-jotas.

Luego está lo de las letras: son infantiles, chuscas, epatantes, goliardas y, precisamente por todo eso, entrañables. Su crítica a las instituciones tiene la misma complejidad que un escupitajo. Pero ahí está la gracia, creo: en la expresión del cabreo, el malestar y el hartazgo casi desde la coña, sin intelectualización alguna. Por eso, intuyo, conectaron con tantísimos DNIs que encontraron en La Polla Records su propia voz. Porque, para bien o para mal, estos textos inocentes a pesar de sus mala leche tenían la capacidad de crear conciencia (social, política, ciudadana…) en su público. De forma muy rudimentaria, maniquea y burda, si quieres. Pero las letras de La Polla podían meter ideas “raras y/o peligrosas” en la cabeza de quien las escuchaba: desobediencia civil, recelo al poder, incredulidad ante todo lo que se da por sentado, derecho a queja, etc… No era tanto la construcción embrionaria de un marco de reflexión, que quizá también lo podía llega a a ser, sino un manual de “Actitud for dummies”. O “Los jóvenes castores punk”. Porque, como muchas otras músicas (los Ramones o los Beach Boys surf), lo de La Polla Récords tenía sentido si te pillaba tierno.

¿Y ahora a qué viene todo este rollo? ¿Qué sentido tiene este rescate?, me puedo preguntar yo mismo. Pues a que el otro día estuve en una mesa redonda sobre música y política, sobre la capacidad de ciertos estilos de crear sentimientos colectivos, sobre si siguen habiendo canciones que introducen conciencia social en sus oyentes (sea por que lleven mensaje o porque el estilo en sí mismo ya sea ese mensaje) y, sencillamente, eché de menos el papel y la función que, mal que bien, desempeñaban grupos como La Polla Récords. Al final, quizá el cúmulo de casualidades o los azares del capricho no tienen nada que ver con el hecho de que los haya vuelto a escuchar.

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Polla Records

  1. Juan dijo:

    Exactamente es como dices y es lo mismo que he hecho últimamente. 25 años después los he retomado ysiguen haciendo que me haga preguntas. Sobre la sociedad, sobre la vida y en particular sobre la mia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s