“Grupo salvaje”

En realidad, de Peckinpah prefiero el inicio de “Pat Garrett y Billy el niño”: ese montaje paralelo, con flashforward imposible incluido, entre Billy jugando borracho a hacer puntería con las cabezas de unos pollos enterrados y Pat, años después, acribillado en una carreta. Pero en este caso, la triste actualidad me obliga. Ernest Borgnine, fallecido hace dos días, era uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis de “Grupo salvaje”. Aunque este secundario roba-escenas tiene otros grandes títulos en su palmarés (“Johnny Guitar”, “Veracruz”, “Los vikingos”, “Jubal”, “Chuka”, “Doce del patíbulo”, “El emperador del norte”, “1977: rescate en Nueva York”…), su alineación en el wild bunch es para mí un highlight. Este señor caminó con el mentón bien alto y acunando un rifle en sus brazos hacia la muerte segura y nada plácida del final de “Grupo salvaje”. Una escabechina al ralentí anunciada metafóricamente en los créditos del principio de la película: junto a las vías del tren y desde la inocencia más perversa, unos niños torturan a unos escorpiones canibalizados por un ejercito de hormigas mientras Wiliam Holden, Warren Oates, Ben Johnson, Jaime Sánchez y, claro, Ernest Borgnine pasan a su lado cabalgando hacía el primer episodio de su trágico destino.

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Así se empieza una película y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s