Guilty pleasures blancos: 5 jugadores del Madrit

Toma grieta interna. Hoy, 5 jugadores del Madrit que me daban rabia… de lo buenos que eran (uno me da rabia porque todavía lo es). Me daban rabia porque me gustaba demasiado cómo jugaban. Me daban rabia porque en el Barça no teníamos a un futbolista parecido en su misma época (no es que los hubiera fichado, hubiera querido un equivalente). Me daban rabia porque cuando jugaba a fútbol no era capaz de acercarme ni a una milésima parte de lo que hacían ellos en el campo. Me daba rabia porque verles jugar era como mirar al abismo y temer una caída en el temible madridismo. Me daban rabia porque les daría agua aunque enemigos.


Michel
Desde fuera: “Michel, Michel, Michel, maricóoooon” y su partida a canicas con Valderrama. Desde dentro: era muy señorito, se borraba a menudo y sólo tuvo una temporada buena. Pero yo estaba obsesionado con sus centros. Esos platanitos que tan bien aprovechaban Hugo y el buitre. Qué diestra. Desde los tres cuartos, desde el pico del área, desde la línea de fondo. A balón parado, en carrera, con uno delante o saliendo de un regate. Nunca he visto a nadie igual (quizá Beckham en su etapa en el United o Jarni, desde la izquierda). De la quinta, me duele decir que me gustaban muchos jugadores, pero José Miguel González jugaba donde lo intentaba yo. Role model.


Hierro
Si bien me hubiera gustado rozar siquiera la manera de jugar de Michel, a Hierro me lo imaginaba en frente, como contrario, y me arrugaba. Imponía. Era territorial, autoritario y serio. Cortísimo fuera del verde, superdotado en el campo. Tenía un sentido del posicionamiento y los movimientos tácticos privilegiado. Ahora veo cosas suyas en Piqué. Y otras en Busquets. Así que mi aprecio ya se diluye y me vuelven a subir los colores que tocan.


McManaman
Un tipo con flema (y carisma pop). Mucha clase, sí, pero le faltaba carácter competitivo a cubos. Irregular, sin sangre, finolis… Eso sí, lo compensaba con una cualidad que siempre me ha fascinado desde la envidia: era ambidiestro. De interior, o de exterior, se sabía el dedillo ambas bandas del campo contrario.


Zidane
El día que se supo la noticia de su fichaje blanco, el padre de un amigo mío le llamó para darle las condolencias. Yo me sentí integrado en ese mismo pésame. Así de fan era del calvo de Marsella. Y quién no. Tanto en la selección francesa como en la Juve ya enamoraba. Si Nuñez le hubiera hecho caso a Cruyff cuando se lo pidó… (o al menos hubiera traído a Rui Costa, otra ilustre petición no escuchada del Flaco). Zinedine siempre oteaba, sin agachar la cabeza para ver donde tenía la pelota. Tenía una sola velocidad, pero cuando ibas a quitarle la bola ya no la tenía… y cuando buscabas a quién se la había pasado, ya volvía a ser suya. Comprendo perfectamente la rabia que da a los merengues que Messi sea nuestro: es la misma que sentía yo entonces.


Benzema
También muy intermitente, sí, pero esta última temporada ha jugado como me hubiera gustado a mí desenvolverme como delantero. Desde la frontal y sin dar la cara a la portería, dialoga bien y de primeras con los otros atacantes, habilita a la segunda línea y se gira con más que notables resultados. Yo que siempre fui fan de los delanteros que ofrecían la espalda a la puerta (Ravanelli, Kiko, el Litmanen del Ajax) este año, y no otros, me ha encantado el Pascal Brutal madridista.

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Grietas internas, Listitis y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s