Recuerdos primaverales (1)

Sería muy barato, morboso y hasta populista ponerse ahora a recordar chascos, incomodidades, quejas, inconvenientes y fatigas varias asociadas a todos los Primavera Sound que llevo acumulados. Pero, como otra vez voy a fichar casi todos los días en el PS, he preferido recordar en flashes los grandes momentos que me ha aportado el festival. Son memorias sin escarbar, sin minuciosidad. Así, a bote pronto. Porque aún tirando de primeros hallazgos en los archivos siempre tramposos del recuerdo, me salen varios conciertos de esos que uno se siente privilegiado de haber estado allí. Vosotros guardaréis otras instantáneas, pero las mías son estas:


Wire
Recuerdo irme del enésimo gran concierto de Sonic Youth en otro escenario para ver por primera vez a los Wire renacidos de “Send”. Recuerdo a Colin Newman hecho un adolescente cuarentón. Recuerdo que cada vez que caía la mano de Bruce Gilbert, siempre ultra-cool, sobre su guitarra se abría la tierra en canal. Recuerdo una frase que un día me dijo Jota (”Si algún día pudiera hacer una canción con sólo un acorde sería un genio”) y pensar que Wire era geniales. Wire eran el rock.


The Moldy Peaches
Recuerdo que me sentí metido en una peli del primer Almodóvar. Recuerdo que grité para adentro “the great rock’n’roll swindle!!!”. Recuerdo que me creí capaz de subirme a un escenario (si era con ellos, claro). Recuerdo que me hubiera gustado llevar un disfraz. Recuerdo que me olvidé de quién eran The Strokes. Recuerdo que con Moldy Peaches pillé qué era el anti-folk. The Moldy Peaches eran lo anti.


They Might Be Giants
Recuerdo que pensé que estaban haciendo un concierto al revés: los jits y presentación de la banda al principio, los temas introductorios al final. Recuerdo que los dos Johns tenían algo de gurruchaguesco y algo de “The Big bang Theory”. Recuerdo que tocaron canciones que me parecían imposibles de tocar como “Fingertips” (una seguidilla de jingles en 7 minutos). Recuerdo que tuve respuesta a la pregunta de Zappa sobre si el humor cabe en la música: “Por supuesto”. TMBG eran la comedia.


The Wedding Present
Recuerdo que no recuerdo otro concierto de indie-rock mejor. Recuerdo que ni ellos mismos pudieron igualar en visitas posteriores el nervio y frenesí de este bolo. Recuerdo que la muñeca de David Gedge iba muy suelta. Recuerdo que cayeron “Dalliance”, “Dare” o “Suck” para mi sonrisa (las tres de “Seamonsters”, a ver si mañana la cosa va parecida). Recuerdo que sostuve que el periodo 85-90 era el mejor lustro de toda la historia del indie, quizá del indie-británico. The Wedding Present eran ese indie.

Mañana más…

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s