“La red social”

Una de las dos señoras pepetas que tenía sentadas en las butacas de al lado le dijo con preocupación a la otra: “Ay, Mariona, que em sembla que no entendrem res d’aquesta pel·lícula!”. Sólo habían pasado poco más de 7 minutos de “La red social” y ya estaban fuera. Hale, venga, expulsadas de la película por incapacidad de seguir la esgrima dialéctica de la secuencia de ruptura inicial. Se dicen tantas cosas y tan complejas con tanta velocidad y ferocidad que no es extraño. La discusión entre Mark Zuckerberg y Erica Albright, que a cada respuesta añaden una nueva pregunta y a cada recriminación suman otro reproche, es claramente un peaje: lo que vas a ver es gente muy lista hablando muy rápido sobre cosas que quizá no entiendas. Es lo que hay. ¿Entras o qué? Porque si tampoco pretendes comprender cada punto y coma, descubrirás en estos mismos 7 minutos a un personaje enervante y con un nulo sentido de la empatía que desprecia profundamente a cualquier persona cuyo cerebro no centrifugue a las mismas revoluciones que el suyo. Quedar siempre por encima de los demás es una prioridad y mantener la estima de los que le rodean, un asunto secundario. Por eso, toda la película relata el proceso de descomposición de toda su red de amigos (la de verdad, no la virtual que se inventa él) hasta que no le queda ni uno.

La sinfonía de la crispación de la secuencia inicial de “La red social” es la sublime interpretación (bravo, Jesee Eisenberg y Rooney Mara) de una partitura 100% Aaron Sorkin. Esos diálogos que se erizan como el lomo de un gato en aprietos, que se tensan hasta la rasgadura, atesoran el mismo magnetismo fiero y la misma prosodia de la inteligencia de los mejores capítulos de “El ala oeste de la Casa Blanca”. En los extras de alguna de las primeras cuatro temporadas, ahora no recuerdo cuál, los actores de la serie decían que apenas se atrevían a cambiar un acento, un fonema, no digamos ya una palabra de los guiones de Sorkin. Todo estaba escrito siguiendo una métrica implacable, como si cada sílaba fuera una nota musical que había que afinar. Porque Sorkin no sólo quería que la serie diera la impresión visual de que transcurría en las bambalinas de la Casa Blanca, sino que también diera la impresión sonora. Él escribía la música hablada de los despachos gubernamentales. Para “La red social”, la música que creó era la del campus de Harvard, el lugar con la mayor concentración de especímenes superdotados en inteligencia académica, pero a menudo también discapacitados en inteligencia emocional.

Pesa mucho el texto en “La red social”, claro. Por eso es más una película de Sorkin que de Fincher, a menudo un virtuoso excesivo de la dirección chanante y con una preocupante tendencia a la sobre-explicación (no puede evitar contarlo siempre todo: aquí Fincher, aquí las elipsis ¿no os conocéis, verdad?). Pero en esta película, se sujetó al guión con despampanantes resultados. Sólo en una secuencia se sacó la chorra como director: la epifánica regata de remo que pierden los gemelos Winklevoss (bueno, contemos el desdoblamiento del actor Armie Hammer como otra virguería-genialidad de Fincher). O como filmar una derrota como si fuera una victoria. Una burbuja de oxígeno en una película que desde su inicio apenas te deja respirar.

He buscado algún link con toda la secuencia inicial pero no ha habido manera de encontrarlo. He dado, eso sí, con mil réplicas, memes, parodias y ensayos de actores noveles de mil y una escuelas de interpretación a propósito de la ruptura entre Mark y Erica. Un ejemplo significativo de cómo este arranque forma ya parte de la historia.

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Así se empieza una película y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “La red social”

  1. Pingback: Aaron Sorkin: idealismo, verborrea, erudición | Las cosas que me importan (y las que no)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s