Erasmo & Roberto Carlos – “Sentado à beira do caminho”

Puestos de Biodramina, mi hermana y yo nos desafiábamos a ver quién contaba más camiones blancos entre Candasnos y Bujaraloz. La música que amenizaba este juego de N-II en el asiento de atrás de un 124 familiar color verde guardia civil era la que escogían mis padres: Abba, La Trinca, Raffaela Carrá, Boney M, el Superéxitos del 78 que regalaba La Caixa, a lo mejor y a pesar de nuestras quejas infantiles, El pastor de Andorra y, por supuesto, Roberto Carlos. Cuando empezamos a tener edad para ser nosotros los que sugiriésemos qué casetes poner durante el viaje, toda esta selección musical paterna quedó desplazada y arrinconada, en la mayoría de casos, también en mi recuerdo. Era lo que durante años entendía como música de padres. Un fetiche infantil a repescar en charlas de memorabilia, con algún rescate puntual (principalmente, Abba y Blondie o Bob Marley, que ambos aparecían en aquel superéxitos del 78) más en serio. Pero Roberto Carlos, por ejemplo, se archivó en el recuerdo como la música suave y blandita de un señor brasileño que cantaba en español y gustaba más a mi madre que a mi padre. Hasta que un día escuché esto:

Esta tema añejo y sublime de Ornella Vanoni me tuvo enamorado durante todo un verano por culpa de David Holmes, que se acordó de él para la banda sonora de “Ocean’s twelve”. En cuanto escarbé un poco, descubrí que “L’appuntamento” se trataba en realidad de una versión de un tema originalmente escrito por Roberto Carlos, “Sentado à beira do caminho” junto a Erasmo Carlos. ¿En serio? ¿Roberto Carlos? Pues sí. En los 60, el tipo era un indispensable de la MPB, admirado y respetado por todos los tropicalistas y dueño de un cancionero más que notable. Revisión y actualización de archivo de datos de la memoria, pues. Así le redescubrí como artesano de la canción muy certero e interprete muy delicado.

Hace nada, he vuelto a emprender viaje con mis padres, esta vez conduciendo yo. La selección musical está pactada tácitamente para que se mueva en un terreno de gustos más o menos compartidos entre ellos y yo: Serrat, Sinatra, soul, Marley, Glenn Miller, Van Morrison, Astrud Gilberto, Beatles, Beach Boys y recientemente hasta Manel. Pero el otro día, les casqué un greatest hits de Roberto Carlos. Y no uno de los 60, sino uno con todos los éxitos que le hicieron popular en España en los 70 y primeros 80. De golpe, yo ya no iba al volante, sino otra vez en el asiento de atrás, empequeñecido y oteando coches rojos entre Cervera y Mollerussa a ver si ganaba a mi hermana en el recuento.

Como mientras se viaja hay mucho tiempo para pensar, acaso demasiado, apliqué no sólo nostalgia, sino también criterio a lo que escuchaba. Y el Roberto Carlos archiconocido tampoco me pareció que estuviera tan mal. De hecho, creo incluso que está bien. Su estilo de canción melódica, con todo el romanticismo y sentimentalismo de novela rosa que pide el género, está siempre muy bien modulado: no hay estridencias interpretativas y los arreglos son incluso elegantes, nunca demasiado horteras (aunque lo hortera suele ser a menudo una idea recibida que se enquista como prejuicio). Si acaso, Roberto Carlos se pasaba precisamente de no pasarse. Todo es muy fino y seguro. Y, desde luego, a tenor de algunas letras, el tipo había tenido no pocos problemas para establecer relaciones con otras personas a lo largo de su vida (”Amigo”, “Mi querido, mi viejo, mi amigo”, “Yo quiero tener un millón de amigos”… aquí hay trauma, colega). Pero aún así, el Roberto Carlos seventies seguía teniendo mano para la melodía y la métrica en términos compositivos y una sutileza muy adulta en lides interpretativas. Y, ya puestos, hasta pensé que la celebérrima “El gato que está triste y azul” podría ser versionada, en su ensimismamiento y aflicción de baja intensidad, por algún grupo indie con híper-sensibilidad y sin manías. ¿Algún candidato?

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en La música del azar y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Erasmo & Roberto Carlos – “Sentado à beira do caminho”

  1. clarissatoledo dijo:

    Viu que vai estreiar um filme inspirado nesta música? Dirigido por Breno SIlveira: https://www.facebook.com/abeiradocaminho

  2. Pingback: Bob Marley & The Wailers – “Is this love” | Las cosas que me importan (y las que no)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s