“John Carter”: una peli buenimala

Igual que hay personas guapifeas, viejóvenes o gordiflacas, también hay películas buenimalas. “John Carter” es claramente una de ellas. Aunque debo decir que fui a verla porque, por lo general, los grandes fiascos de taquilla (y la santísima hostia que se ha metido este film es ya para los anales) suelen despertarme mucha más curiosidad que los grandes pelotazos. Simpatía por el fracaso.

A favor de “John Carter” juegan:

• La historia original de Edgar Rice Burroughs, el padre de “Tarzán”, que aquí adopta una faceta de imaginador de mundos, muy al estilo de Julio Verne cuando fantaseaba con el relleno del centro de la tierra, por ejemplo.
• El aroma de aventura clásica, muy decimonónica, que a pesar de lo descompensada que aparezca en pantalla, tiene el cuajo de las grandes peripecias del héroe enfrentado a un entorno hostil lejos del hogar.
• Una inventiva visual a menudo muy notable, ora espaciosa, ora barroca, siempre rozándose con los universos sci-fi en viñeta de Jean-Claude Mézières o Moebius (esta película ha sido tristemente más oportuna de lo que parece)
• Que no se apueste por el diseño de extraterrestres amorfos y sin carisma, una tendencia empobrecedora que J.J Abrams ha extendido con “Monstruoso” o “Super 8” (y el siempre observador Víctor Navarro me hizo notar a mí)
• Sus padrinos y ejecutores: suelta la pasta Disney, pero la cobran el director Andrew Stanton (el tipo de “Wall E”) y el guionista, Michael Chabon, entre otros. En principio, profesionales-creadores competentes y fiables.
• La erótica que nunca hay que negarle al artificio cinematográfico, tan bien reivindicada por Scorsese en “Hugo”.
• El dislate general de un proyecto quizá fuera de su tiempo. Los grandes descosidos de la osadía son también parte de su atractivo.

Y en contra:

• Es muy posible que la aventura clásica no tenga ya vigencia, al menos si se alarga en exceso (metraje hinchadísimo) y se demora en previsibles e inocentes romances entre guerreros y princesas.
• La aparatosidad con la que muchos de los conflictos de la historia aparecen en pantalla. Cine de burra grande…
• La estética sci-fi a veces es tan exagerada que, sí, te despega de lo real, pero también del relato. Síndrome “Avatar” (que, según cómo, también era muy Moebius). El feísmo involuntario es simple y llanamente fealdad, ¿no?. Véanse los carteles de la película: hay carátulas de vídeo-juego con más estilo, buen gusto y glamour (ay, ahora no sé si esto también me lo hizo notar Víctor Navarro…)
• Que a los actores protagonistas les falte carisma a cubos. Taylor Kitsch es un pan-sin-sal y los ojos azul post-po de Lynn Collins tiran más pa’tras que pa’lante. Más allá de méritos actorales, por eso, sin grandes estrellas que el box office ya adore de entrada, una película así está condenada al descalabro. Eso sí, los secundarios son muy dignos (Dominic West, Bryan Cranston, Willem Dafoe, Mark Strong…).
• ¿Dónde está la sensibilidad de Stanton y la pericia dramatúrgica de Chabon?
• Como ocurre a menudo en estos tiempos de hegemonía del entretenimiento 3D, no basta con montar una falla de dimensiones colosales. Un poco más de preocupación por fibrar la historia y rebajar el espectáculo puede marcar la diferencia.
• Aunque uno sienta empatía por tamaños despropósitos, despropósitos se quedan.

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “John Carter”: una peli buenimala

  1. Pingback: “La puerta del cielo” | Las cosas que me importan (y las que no)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s