Sales, Sales y Sales

“Incerta glòria” es de esos libros ante los que te dicen que hay que cuadrarse. El novelón de Joan Sales te llega, pues, un poco impuesto. Entonces es cuando te lo empiezas a leer un poco a mala gana, buscando salirte del paso, creyéndote muy díscolo. Y cuando acabas, tú mismo eres el que se pone firmes. Es impresionante. “Incerta glòria” y su extensión “El vent de la nit” son una de las máximas expresiones literarias del sentimiento de derrota. Sales, editor de “La plaça del diamant” o “Bearn”, ahí es nada, hurga en la épica y la lírica del fracaso a partir de la vida y destino de cuatro personajes vencidos (inolvidable Juli Soleràs).

Pepe Sales era sobrino de Joan. Del talento literario de su tío heredó la falta de optimismo… y se la fundió toda en nihilismo. El siempre distorsionador halo de creador maldito no nos deja ver clara su figura. Como músico (cantante de los discretos Bocanegra) era poca cosa, no nos engañemos, y como poeta tenía una voz cercana y sincera que subía desde el pozo de la auto-devastación. Albert Pla, Robe Iniesta o Nacho Vegas entendieron bien y amplificaron mejor sus canciones de amor y droga. Pintor, video-creador y nosécuantas cosas más, a Pepe se le podría discutir la truculencia y chapucerismo con coartada punk de su ¿arte?, pero nunca la necesidad compulsiva de expresarse y crear. Construía tanto hacia fuera como destruía hacía dentro.

Martí Sales es sobrino de Pepe y sobrino-nieto de Joan, pero uno diría que desciende directamente de Jean Genet. Un Genet muy ganso y garagero, concretamente. Al frente dels Surfing Sirles ha incorporado el plus de canalleo que el siempre tan educado rock en català tenía en el debe (Furguson o le Petit Ramon estarían en la misma trinchera). Su temario despendolado tiene tanto del “Nuggets” como de Miquel Bauçà, tanto de William Burroughs como de Peter Zaremba. La rauxa, tan estereotipada y monopolizada siempre por la cosa galáctica, ha encontrado gracias a él una identidad de área metropolitana en discos punk que parecen poemarios y en poesías que parecen singles del 77. Música y palabra arrojadizas. Es el derrotismo (blasón de la dinastía Sales) que se puede poguear. A veces pienso que Surfing Sirles son un grupo catalán de Malasaña. Pero luego recuerdo las palabras del tío abuelo de Martí: “Des de fa 500 anys, els catalans hem estat uns imbècils. ¿Es tracta, doncs, de deixar de ser catalans? No, sinó de deixar de ser imbècils.”

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sales, Sales y Sales

  1. Jordi Barretina dijo:

    No se quina mandra pots tenir en começar una novela que et diuen que forma part del top de la literatura catalana

    • ponkipons dijo:

      Buf, la mateixa que tindria a començar qualsevol llibre, escoltar qualsevol disc, veure qualsevol pel·lícula, etc… que m’arribi revestit ja de tant consens, de tanta qualitat oficialitzada, de tanta pertenència a un canon. No sé, en molts d’aquests casos (que no és limiten ala literatura ni a l’àmbit català), em sento com si el meu criteri o gust es desnaturalitzes i es carregués d’apriorimes (positius o negatius). Em noto, vaja, no pensant per mi mateix d’entrada. I això em fa mandra. Ara, després ho supero. Crec…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s