Cómics y puterío

Pero… ¿De verdad aún no he dedicado ningún post a los cómics? ¿Cómo ha podido pasar esto? Tantos años lamentando que toda expresión artística más o menos consolidada necesite mirar por encima del hombro a las que viene detrás de ella, acaso para reafirmarse/protegerse ante una posible amenaza; tanto quejarme de cómo desde ciertos círculos artísticos aún no se toma del todo en serio al cine (aunque no os lo creáis) y desde ciertos círculos cinematográficos aún se ningunee al cómic (esto ya os lo creéis más, ¿a que sí?); tanto tiempo irritado por el hecho de que los tebeos aún sigan en el vagón de cola de los beneplácitos culturales… Es posible, vale, que el propio medio de expresión, en parte, se haya buscado esta existencia cultural desclasada recluyéndose a menudo en un cómodo ghetto auto-suficiente y endogámico (celebrar bacanales del orgullo freak, nerd y geek como el Comic-Con y derivados, no ayuda precisamente). Pero, eso no es razón para no valorar a ciertas obras y a ciertos autores como creaciones y creadores de primerísima categoría. Pienso, por ejemplo, en Chester Brown y en su reciente “Pagando por ello. Memorias en cómic de un putero” (preciosa edición de La Cúpula, por cierto).

Combinando la superación del pudor confesional de otros de sus tebeos como “El Playboy” o “I never liked you” con el rigor formal y la ambición de “Louis Riel”, esta última obra del autor canadiense alcanza el cénit de su estilo entre el dietario desapasionado y la lucidez reflexiva.

Seth, el amigo dibujante de Chet Brown que junto a Joe Matt aparece repetidas veces en las páginas de este cómic, se mete amablemente con su colega en los apéndices del final del libro: “Me refiero a Chet como “el robot”. Cuando le hago una pregunta puedo bromear diciendo: “quizá debería hacer esta pregunta a una persona que tenga auténticas emociones”. La verdad es que Chet parece tener un registro emocional muy limitado comparado con el de la mayoría de la gente. Parece haber en él algo que no funciona. Sin duda, es un bicho raro”. Eso es lo que piensa su amigo en el epílogo. Pero, con más distancia, el gran Robert Crumb dice de C. Brown algo parecido en el prólogo: “Estoy seguro de que para mucha gente es una persona seca y sin emociones. Fijaos como a lo largo de todo el libro su expresión facial es siempre la misma. Su boca es una raya. Nunca enseña los dientes, nunca sonríe, nunca hace muecas. Es lo contrario de los retratos que hago de mí mismo”.

Esta neutralidad y sinceridad tan radical es importantísima en “Pagando por ello”. Sin esta atonalidad, el cómic no se elevaría hasta la categoría de ensayo sobre las ideas recibidas sobre el amor pasional y el sexo por dinero. No es que Chester Brown dinamite los tópicos y tabús al respecto, pero sí los cuestiona. Y gracias a esta frialdad expositiva, sus dudas, contradicciones y conclusiones pasan de anécdota particular a categoría. Es decir, que tú también te acabas cuestionando todos los clichés alrededor del amor romántico, de la monogamia y de la prostitución. Vamos, que Chester piensa y hace pensar. Y ese es el papel que una sociedad debería conferir a sus intelectuales. Den clases de filosofía, escriban libros y/o artículos de opinión, dirijan películas o… dibujen cómics.

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Grietas internas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cómics y puterío

  1. no puedo estar más de acuerdo, este comic es tremendo. acojona tanta sinceridad, de ahí que mis esquemas mentales, relativos al amor, se hayan tambaleado, y mucho. junto a “un adiós especial”, el último gran tebeo que he leído.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s