Set-list para una velada de boxeo

Ahora voy y me aficionó al boxeo, mira. Una frikada contra todo pronóstico dirán algunos; un hobby que estaba cantado pensarán otros. La verdad es que el siempre persuasivo Joan Carles Carbí supo inoculare el veneno del ring con argumentos entusiastas y su prosodia habitual (y comprando las entradas, que aluego hay que ir a verlo, claro). Y yo que ya era un flipao de Cassius Clay-Muhammad Ali (la fotaza de arriba es un póster que cuelga en mi casa), pues me dejé.

Ya he asistido a varias veladas boxeísticas y, al margen de lo que pueda disfrutar del deporte en sí, hay un aspecto que me alucina: el mundo que lo rodea. Paisaje y paisanaje. Hay una jerga, un color y un calor muy concretos alrededor de los combates. Incluso hay una música. Y no hablo tanto de canciones que siempre he pensado que querría que sonaran si alguna vez me subo a un cuadrilátero (“Geno”, de los Dexy’s, la primera); hablo de la música que ponen antes de cada pleito. A veces es sólo ambiente y a veces es la que ha elegido el púgil para presentarse. A veces es obvia y a veces te llevas sorpresas. Ahí van algunos ejemplos:

AC/DC – “Thunderstruck”.
Súper-típica, sí. Muy sobada en reports televisivos sobre deportes mil. En las veladas, es la primera que ponen justo antes de empezar los combates. Y funciona como un tiro, claro. Si hay tiempos muertos o un boxeador no tiene claro con que música salir, también te plantan otros temas del repertorio de los australianos: en caso de duda, AC/DC. Siempre da la sensación de espectáculo machote.

TOTE KING – “Nosotros mismos”
Mucho hip-hop nacional escogen los boxeadores antes de subir a tarifar. Música de extrarradio. Espejo deforme de la realidad de los projects norteamericanos, por supuesto. A veces cae 50 Cent o algún otro MC musculado parecido, pero normalmente, suele ser rap en castellano. Claro que estas peleas de gallos son un poco más serias…


TEGO CALDERÓN – “Tu pa mi”
+ FAUDEL “Tellement n’brick”
Los boxeadores suelen delatar su procedencia, cuando no hacen directamente ostentación de sus raíces, por los temas que escogen como emblema al salir del vestuario. En el caso del reggeetón, en concreto, es posible que el púgil latino de turno se marque incluso un bailecito una vez ya está en su rincón.

A todo esto, debo reconocer, que los dj’s de ambiente a veces ponen también detritus varios de discoteca poligonera (Black Eye Peas y basura similar que no voy ni a linkar: quien quiera mancaharse que lo haga solito). Aunque lo más chocante que he oído yo en una velada de boxeo fue “El segadors”: fue el himno que sonó, lógicamente, antes de un combate para el campeonato oficial de Catalunya.

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Listitis y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s