La tele en el cine

En la listitis de final de cada año, no incluí en mi top de mejores películas del 2011 ni “Carlos” de Olivier Assayas ni “Los misterios de Lisboa” de Raúl Ruiz. No porque no me parecieran buenas, que me parecen sensacionales, sino porque no quise. No consideré que fueran cine, sino tele. ¿Que se habían estrenado en festivales de cine, en salas y toda la pesca? Bueno, sí, vale. ¿Y qué? La final de la Champions también se pasó en salas, incluso en 3D (y puede que la segunda parte de ese partido tuviera más arte que el 90% de películas estrenadas en el 2011).

En el fondo de todo esto hay una idea que me enerva, que es la siguiente: cuando se pretende prestigiar alguna manifestación audiovisual no estrictamente cinematográfica (videoclips, publi, series de tv, etc…) se le confiere con ridícula magnanimidad status de cine (“¡Esto es cine!” “¡Parece cine!”), que supuestamente y, así a bulto, es una categoría superior. Como si no existieran películas de mediano, mediocre, pobre, pobrísimo y execrable linaje…

Quiero intuir que esta connotación positiva del rango cinematográfico es un residuo cultural muy de Europa, que todavía regaña dientes cuando le toca admitir que en tele se puedan crear obras tan brillantes como en cine. Necesita cambiarles, variarles la identidad para reconocer sus méritos. Y si es posible, que vengan avaladas por un cineasta de prestigio, porque en la tele no hay “autores”, ¿verdad? (¡Cuidao!: que la sobadísima frase “ahora las series son mejores que las películas” también me hincha bastante la yugular)

A ver, que todo esto no es exactamente así y que a menudo las fronteras entre una cosa y otra son borrosas ya lo sé. En su día, en Cahiers se fliparon con “24” y “Perdidos” y las metieron en sus listas de resumen de lo mejor del año. Tampoco es eso. A cada cosa lo suyo. Pero, precisamente ese es el motivo por el que hay que reconocer que la televisión también tiene “lo suyo”. Hay algunos valores expresivos, recursos narrativos principalmente, que son intrínsecos de la ficción televisiva. La posibilidades de la serialidad o la capacidad para extenderse en duraciones mucho más flexibles que las de un largometraje serían las más representativas.

La manera cómo está estructurada “Carlos” en tres capítulos de hora y media cada uno (aprox.) es modélica en este sentido. Cada episodio parece de un género distinto: el primero es una perversa vida de santo sobre la vida de terrorista; el segundo, un thriller a costa del célebre secuestro de Carlos de la OPEP en Viena; y el tercero, un degradé de un personaje carismático hasta la perdida total de su fiereza e imán.

“Los misterios de Lisboa”, en cambio, pide ser consumida desde un dispositivo propio a la televisión ya desde su propio discurso. Raúl Ruiz incluye una serie de artimañas y reflexiones sobre el folletín audiovisual y la representación del melodrama que tienen mucho más sentido, más meta-juego y más poder de sugerencia en la pequeña pantalla que en la grande.

A todo esto, claro, cuando algunas de estas ficciones televisivas se estrenan en cine, por muy mini-series que sean, siempre pasan por montaje. La tijera las repela a una duración más “estrenable” (aunque en el caso de “Los misterios…” no fue tan así). Y entonces es cuando se altera el tempo, el consumo natural y hasta la comprensión total de la ficción de marras. De hecho, siempre he creído que la versión edit para cine de “Fanny y Alexander” (por poner un ejemplo ilustre de que esto no sólo pasa en nuestro presente) era mucho más críptica y arrítmica que la versión extended para tele. Por cierto, ¿habéis visto cómo se parecen las capturas de la serie de Bergman y la de Ruiz?

Acerca de ponkipons

No me gusta escribir gratis, pero mira...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s